25 feb. 2018

¿Será que la estética del separatismo la soluciona un peluquero, zis-zas, en lo que dura un viaje intercontinental?... Lo pregunto porque el Napoleón gerundés, mientras pergeñaba su Waterloo secesionista, abrigaba los movimientos de su materia gris con un peinado tan extraño como definitorio. En la ascensión a la utopía payesa, Puigdemont elevó una nueva manera de peinarse: algo así como tumbar un gato sobre la frente. Un gato persa, bien negro y de largos mechones, que para la foto oficial se abrían como una cortinilla en la diagonal de los ojos, operación estética en la que, sin duda, tuvo mucho que ver su asesor de imagen, un hombre o una mujer cargados de eso que llaman seny.

Después de la DUI y de la heroica huida de don Carles a los Països belgas al tiempo que su retaguardia desfilaba hacia la Audiencia Nacional y, poco después, a la cárcel de Estremera, llegó la tijera, ese zis-zas, con el que logró un corte europeo y varonil según las habilidades de algún esteticien del país de Tintín —que también luce pelambrera harto llamativa—, allí donde todo es niebla, coles y patatas fritas. Claro que, sin el gato sobre las gafas, Puigdemont no es Puigdemont sino un cambiazo que, por si fuera poco, se expresa en francés e inglés con la soltura de una azafata de Iberia.

Seguir leyendo en El Correo de Andalucía.

También ha sido una tijera capadora la que ha vencido la furia, la agresividad cuasi violenta, las orejas picadas con una ristra de aros, el sempiterno rictus de quien parece sentir que a su alrededor huele mal, el verbo ácido, el feminismo horrible y el tajo en el flequillo negro mosca. Ana Gabriel ha mutado en modosa señorita apenas ha puesto un pie en el paraíso de los banqueros y las fortunas opacas. La cursi Cenicienta va a demandarla por plagio.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed