12 feb. 2018

¿Calentamiento global?... Pues aquí hace un frío de bigotes, muy parecido al de mi infancia —en el mismo lugar y el mismo mes—, cuando a la hora del patio rompíamos a pisotones o a pedradas la capa congelada de los charcos. Un experto en el tema escribe que, ante la falta objetiva de realidades que certifiquen la calamidad universal, los gurús de la religión de la catástrofe climática decidieron cambiar la nomenclatura para no volver a pillarse los dedos: por eso ahora es obligatorio prescindir del «calentamiento global» a favor del «cambio climático», tanto monta, monta tanto, que al no vincular su título con ningún fenómeno concreto (ni frío ni calor, ni lluvia ni desierto, ni placas del Polo ni mar que se evapora) logra estremecer a la sociedad sí o sí. Nada hay más útil que el miedo para controlar las masas.

Seguir leyendo en El Correo en Andalucía.

Hace una semana España quedó cubierta de nieve. Cómo no sería la cosa que en Madrid algunos padres nos vimos obligados a recoger a nuestros hijos antes del final de la jornada colegial, no fueran a quedarse atrapados en la nevada. Recordé que una o dos veces sucedió algo parecido durante mis años escolares, en los que todavía no se había inventado el Coco del cambio climático.


Tras el hundimiento del comunismo, los poderosos se han visto obligados a sacar de la chistera ideologías sorprendentes, opios del pueblo para impedir una revolución social que reclame el sentido común del que nos privan. Esto del clima es uno de los cuatro o cinco disparates que nos gobiernan, a pesar de que reconozco que también me lo creí cuando volví a ver el Kilimanjaro, después de treinta años, casi ayuno de nieve. ¿Calentamiento global?... Normalidad en una Naturaleza siempre en movimiento.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed